La manera en que se mide la inflación para establecer el ajuste salarial podría modificarse en próximos meses, siempre y cuando el Gobierno acceda a cambiar la metodología vigente y aplicar una nueva fórmula que refleje el verdadero costo de vida.

Los sindicatos, los representantes del Ministerio de Trabajo y la Dirección del Servicio Civil se sentaron a partir de hoy a negociar este cambio de metodología, con la intención de sostener más encuentros, que permitan hacer ese análisis y los cambios necesarios para que los salarios no sigan congelados.

La principal demanda del BUSSCO es la pérdida monetaria del valor adquisitivo de la clase trabajadora, desde hace casi diez años, situación que ha favorecido al Gobierno y perjudicado grandemente a las familias costarricenses.

La propuesta del BUSSCO será analizada dentro de esta comisión, al igual que las presentadas por los diferentes bloques sindicales.