Desde el año 2005, en el LXII Congreso Nacional de ANDE, se acordó “…luchar por la eliminación de las pruebas comprensivas de sexto grado, noveno año y bachillerato…”

Una vez más, la Asociación Nacional de Educadores y Educadoras (ANDE) reitera su rotunda oposición a la aplicación de las pruebas de bachillerato y respalda las iniciativas surgidas en este sentido, como la que promueve el diputado Luis Alberto Vásquez Castro.

ANDE, propugna por una educación que respete el derecho a la integralidad de la educación, con pleno derecho al gozo, al disfrute y al desarrollo de las capacidades humanas de nuestra juventud.

Además reitera:

  • Las pruebas estandarizadas, como el bachillerato, así como las pruebas PISA, no son procesos de evaluación, en el tanto se dirigen a “medir” solo el rendimiento y homogeneiza a esta población, sin respetar la diversidad de capacidades, los ritmos de aprendizaje ni los diferentes contextos educativos.
  • La presentación en formato de opción múltiple, de las pruebas de bachillerato, no permite evaluar la capacidad del estudiantado, para comunicar ideas o formular una conclusión después de un proceso de pensamiento, pues no se centra en sus fortalezas.
  • Se limitan a determinar el éxito o fracaso de los(as) estudiantes a través de un solo formato de medición. ANDE ha constatado por medio de su afiliación, que un porcentaje importante de los(as) estudiantes que no aprueban los exámenes de bachillerato, se ven imposibilitados(as) e impedidos(as) para continuar con sus estudios superiores.
  • Las pruebas de lápiz y papel se basan en estándares que dejan por fuera la creatividad, el pensamiento lógico y las habilidades abstractas, lo que significa que no contribuyen al desarrollo integral del proceso educativo.
  • El grado de responsabilidad es tanto de los(as) docentes, como del padre, madre, encargados(as) de familia y del Estado.
  • Las pruebas de bachillerato son una fotografía de la desigualdad social, propician la exclusión y contradicen lo que se proclama sobre la diversidad, la interculturalidad, la inclusión, la no-discriminación y las inteligencias diversas.
  • Las pruebas estandarizadas responden a directrices de organismos internacionales, para hacer competir a los países dentro de un modelo de mercantilización, en desigualdad de condiciones y provocan una erogación exagerada del presupuesto en educación que puede utilizarse en mejoras significativas en el proceso educativo.

POR TANTO ANDE PROPONE:

Una nueva conceptualización y estructuración de la educación pública, motivos por los cuales trabaja en la construcción de una Propuesta Alternativa Liberadora y Transformadora, para la Educación Pública Costarricense, en el contexto del Movimiento Pedagógico Latinoamericano.

Que los elementos endógenos y exógenos al proceso educativo, deben responder a las necesidades sicosociales, emocionales, culturales, históricas y económico-productivas de la población estudiantil, así como a la valoración de las aspiraciones y problemáticas que determinen las personas participantes en el quehacer educativo.

La definición del currículo a partir de una profundización y promoción de las estrategias democráticas y participativas en donde todos los actores sociales involucrados(as), sean capaces de aportar, proponer, dialogar y evaluar los lineamientos y estrategias que permitan el desarrollo del conocimiento, legado por la humanidad, de una manera creativa, placentera y científica,

Una educación integral, pública, científica, no reduccionista ni fragmentada, inclusiva, democrática, participativa y costeada por el Estado en todos los niveles y modalidades, obligatoria, permanente y capaz de desarrollar las fuerzas productivas para satisfacer las necesidades de nuestro pueblo.

ANDE da un voto de apoyo a la propuesta del diputado Luis Vásquez Castro, en la cual se evidencia la necesidad de realizar cambios estructurales en las pruebas de bachillerato, así como en los planes y programas, en función del desarrollo humano costarricense.

26 de setiembre de 2016.