Si el Gobierno no retira el proyecto de Ley de Empleo Público 19.506, de la Asamblea Legislativa, los(as) trabajadores(as) del sector público se irían a huelga en la primera semana de febrero.

Esto quiere decir que las clases no iniciarían el 6 de febrero tal y como está previsto y que los servicios de salud y de otros sectores, se verán paralizados, ante la insistencia del Gobierno de aprobar este proyecto, que busca precarizar el salario y eliminar una serie de derechos laborales a la clase trabajadora. En el caso del sector salud, se atenderán únicamente las emergencias calificadas.

Así lo anunció esta mañana en conferencia de prensa, Gilberto Cascante Montero, Coordinador del Bloque Unitario Sindical y Social Costarricense (BUSSCO) y presidente de ANDE.

Cascante explicó que ya se han reunido con los representantes del SEC y de la APSE para llegar hasta las últimas consecuencias y garantizar que el curso lectivo no inicie.

El Comité Político del BUSSCO ha dejado claro que es el Gobierno el que está obligando a la clase trabajadora a ir a huelga, ante la amenaza latente de que se eliminen una serie de derechos labores, se disminuya su salario y se atente contra la institucionalidad de este país.

“La aprobación de este proyecto tiene un impacto en la Caja Costarricense del Seguro Social y en la privatización de la salud. Con este proyecto hay un claro interés de favorecer a un candidato del Partido Liberación Nacional”,  aseguró Edwin Solano, Secretario de la Unión Médica.

Olga Gómez de la Rerum Novarum señaló que hay una unidad sindical que se está gestando contra la agresión y la campaña de desprestigio de la que han sido víctima los(as) trabajadores(as).

Las organizaciones sindicales se preparan para dar la lucha contra este proyecto, por lo que ya activaron los comités de huelga, los cuales tendrán a su cargo los detalles de la logística que conlleva un movimiento de este tipo.

Asimismo, desde el día de ayer, BUSSCO comenzó a reunirse con la dirigencia de otros bloques sindicales como el de Patria Justa y la Rerum Novarum, con el fin de unir esfuerzos y conjuntar acciones de cara a la huelga que se avecina.

El BUSSCO está integrado por más de 60 organizaciones sindicales, sociales y comunales, las cuales está listas para iniciar con el movimiento.

“Durante estas semanas estaremos conversando con los y las diputadas, en busca de presentarles los prejuicios que conlleva la aprobación de este proyecto y las razones por las que no debe aprobarse”, recalcó Cascante.

11 de enero de 2017.