La Asociación Nacional de Educadores y Educadoras (ANDE) manifiesta su total desacuerdo por la decisión antidemocrática e impositiva, tomada por la Junta Directiva de la CCSS, de aumentar un 1% el aporte de cotización al Régimen de Pensiones, a la clase trabajadora y a las personas que por convenios o de forma voluntaria cotizan para este Régimen.

ANDE condena la forma en que la Junta Directiva de la CCSS tomó este acuerdo, al no consultar a los sectores sociales involucrados y a evadir un debate nacional sobre el tema. Además repudia que se aprovechara la ausencia del representante de los(as) trabajadores(as), Mario Devandas Brenes, para proceder con la votación de ayer jueves 12 de enero.

Asimismo, el acuerdo solo establece el aumento a la clase trabajadora y no así a los patronos, cuando la cotización para sostener este Régimen debe ser tripartita (Estado, patronos, trabajadores(as)).

El golpe que sufre la clase trabajadora es atroz. Desde hace varios años ha sido víctima de un congelamiento salarial sistemático, que no le permite hacerle frente al descomunal costo de la vida.

La pretensión de aprobar el proyecto de Ley de Empleo Público, el cual busca eliminar una serie de componentes al salario y parte de sus derechos laborales va a precarizarlo aún más. Aunado a ello están las intenciones del Gobierno de aumentar la carga tributaria a los(as) trabajadores(as) por medio de un paquete de impuestos, para disminuir todavía más el salario y por ende su poder adquisitivo.

“Esta nueva estocada está llevando al pueblo costarricense a empobrecerse. El Gobierno obliga a la clase trabajadora a financiar con sus salarios los gastos del Estado, sin tocar a la clase empresarial y a los sectores poderosos que continúan evadiendo el fisco y sin asumir la responsabilidad que tienen con el país.

Es el Ministerio de Hacienda y los jerarcas de la Caja, los que deben buscar la forma para que los profesionales no formales, pequeñas empresas, patronos independientes de sectores vulnerables del pago de las cargas sociales, así como empleadas domésticas y otros sectores sean parte de esta responsabilidad financiera y no solo las personas asalariadas”, señala Gilberto Cascante Montero, Presidente de ANDE.

ANDE cuestionada que la Caja imponga las recomendaciones del estudio actuarial de la Universidad de Costa Rica, sin que se escuche a todos los sectores involucrados y a expertos en el tema.

Estas medidas que se podrían poner en marcha en un futuro cercano: elevación de la edad a 70 años, la cotización hasta en un 16%, castigar el cálculo de la pensión hasta un 60%, imponer un impuesto del 15% al monto de las pensiones, obligar a los pensionados a pagar la cuota de seguridad social; y aún más, a no revalorar el monto de la pensión de acuerdo con el alto costo de vida, no deben imponerse sin que antes haya un debate nacional.

Sabemos que al eliminar el sistema de pensión anticipada aprobado el pasado mes de setiembre de 2016, se aumentó automáticamente de tres a cinco años la edad de retiro, a un porcentaje importante de esta población cotizante, por lo que aumentar la pensión por vejez les generaría otro aumento de cinco año más, es decir, que los varones tendrían que trabajar hasta siete más y las mujeres hasta diez años más para completar su derecho de pensión.

ANDE hace un llamado a la clase trabajadora a protestar enérgicamente contra esta embestida y contra  las personas adultas mayores pensionadas o por pensionarse. Es necesario que nos organicemos y salgamos a las calles este mes de febrero, en defensa de nuestros derechos.

13 de enero de 2017.