La Asociación Nacional de Educadores y Educadoras (ANDE) hizo un llamado a su afiliación, para que se sume a la huelga indefinida, que se llevará a cabo a partir del mes de febrero.

La medida obedece a la convocatoria que hizo el Gobierno de la República, para que el proyecto de Ley de Empleo Público 19.506, sea analizado y votado en la Asamblea Legislativa.

Desde el año anterior, tanto ANDE como el Bloque  Unitario Sindical y Social (BUSSCO), aseguraron a los(as) trabajadores(as), que en el momento que el proyecto ingresara a la Asamblea, los sindicatos llamarían a una huelga nacional indefinida, ya que esta ley busca precarizar el salario y eliminar una serie de derechos laborales de la clase trabajadora.

RAZONES POR LAS QUE NOS OPONEMOS AL PROYECTO

  1. El proyecto no excluye en su totalidad al Magisterio Nacional. El último texto sustituto del Proyecto de Ley 19.506 realiza una exclusión parcial del sector magisterial, lo que significa que a futuro pueda incluirse nuevamente a los(as) funcionarios(as) del Título II del Estatuto de Servicio Civil, vía reforma de Ley, lo cual evidencia una estrategia desmovilizadora y sectorial en contra del Magisterio Nacional y de todo el sector público.   Que el Magisterio Nacional se auto-excluya de esta lucha significaría un error histórico que podría lamentar después. Abandonar la lucha no sería otra cosa que darle un voto de confianza a la mayoría de diputados(as), al creer que ahí adentro no existen personas afanosas en destruir por completo al sector público.
  2. Limita la negociación de la Convención Colectiva. De la misma forma, el proyecto mantiene las disposiciones que regulan la negociación vía Convención Colectiva, por lo que igualmente puede limitar, restringir o supeditar acuerdos en materia de mejoramiento salarial para el sector docente, con respaldo en la vigencia de la ley, en materia de remuneraciones al salario base en el sector público. Además, pone techo a las convenciones colectivas existentes y a las futuras, en cuenta la que los(as) educadores(as) queremos negociar próximamente. También impone una serie de límites o ataduras legales que le impiden a los sindicatos negociar mejores condiciones laborales y salariales para sus representados(as).

El Proyecto señala en el Artículo 4.- “Ámbito subjetivo de aplicación. Ningún funcionario, empleado o servidor público, cualquiera sea su función o su cargo, podrá obtener o percibir del Estado, de las instituciones autónomas o semiautónomas, de las corporaciones municipales o de las empresas públicas estatales, remuneraciones monetarias adicionales al salario base en contravención de lo que se dispone en esta Ley”.

Son adicionales al salario base: dedicación exclusiva, zonaje, carrera profesional, anualidades, prohibición y si el Magisterio quiere incrementar el salario total con otros componentes o derechos salariales, ya no lo podrá hacer porque para todo el sector publico  incluyendo el MEP, se regirá por ese techo que establece este nefasto proyecto 19506.

ANDE ha trabajado fuertemente con sus bases y otros sindicatos en la elaboración de una Convención Colectiva que dignifique la labor de los(as) trabajadores(as) de la educación, por lo que no permitiremos que este proyecto tire por la borda todo ese esfuerzo.

3. Irrespeta los convenios internacionales. Este proyecto abre las puertas a una fuerte ofensiva legitimada desde el Estado contra los convenios internacionales y legislación nacional que protegen los derechos laborales.

Además, deslegitima la capacidad negociadora de los sindicatos para suscribir convenciones colectivas.

4. No es la solución a la crisis fiscal del país. El empleo público no es el causante del déficit fiscal en Costa Rica. Este problema responde a la evasión fiscal de los sectores poderosos y ricos de este país, al incumplimiento tributario y a las amplias exoneraciones  que se mantienen a lo largo del tiempo, entre otras causas.

OTRAS RAZONES PARA IR A LA HUELGA

Además de la amenaza existente por la posible aprobación del Proyecto de Ley de Empleo Público, existen otras razones de peso, por las cuales debemos sumarnos a la huelga.

El golpe que sufre la clase trabajadora es atroz. Desde hace varios años ha sido víctima de un congelamiento salarial sistemático, que no le permite hacerle frente al descomunal costo de la vida. De acuerdo con el escenario actual no se vislumbra para este 2017 aumentos por costo de vida para el sector público.

Aunado a ello, están las intenciones del Gobierno de aumentar la carga tributaria a los(as) trabajadores(as) por medio de un paquete de impuestos, para disminuir todavía más el salario y por ende, su poder adquisitivo, como lo es el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Esta nueva estocada está llevando al pueblo costarricense a empobrecerse. El Gobierno obliga a la clase trabajadora a financiar con sus salarios los gastos del Estado, sin tocar a la clase empresarial y a los sectores poderosos que continúan evadiendo el fisco y sin asumir la responsabilidad que tienen con el país.

Es el Ministerio de Hacienda y los jerarcas de la Caja, los que deben buscar la forma para que los profesionales no formales, pequeñas empresas, patronos independientes de sectores vulnerables del pago de las cargas sociales y otros sectores sean parte de esta responsabilidad financiera y no solo las personas asalariadas.

La decisión antidemocrática e impositiva, tomada por la Junta Directiva de la CCSS, de aumentar un 1% el aporte de cotización al Régimen de Pensiones, a la clase trabajadora y a las personas que por convenios o de forma voluntaria cotizan para este Régimen, es una razón más para salir a las calles. Asimismo, la pretensión de que los(as) trabajadores(as) se pensionen a los 70 años, es una propuesta irracional y desmedida, que evidencia cómo el Gobierno busca el camino más fácil para paliar la crisis.

Condenamos la forma en que la Junta Directiva de la CCSS tomó este acuerdo, al no consultar a los sectores sociales involucrados y al evadir un debate nacional sobre el tema.

Asimismo, el proyecto de Educación Dual que se encuentra en espera de su convocatoria en la Asamblea Legislativa, es otra razón por la que debemos decir sí al movimiento de huelga indefinida.

ANDE denuncia los mecanismos que utiliza esta Administración, para fraccionar y dividir el movimiento de los(as) trabajadores(as) y  que atenta directamente contra el movimiento sindical en su afán por buscar el mejoramiento y protección  de los intereses  económicos y sociales de la clase trabajadora.

El Gobierno, los organismos financieros internacionales  (Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, OCDE) y las cámaras patronales junto con el PLN, PUSC, PAC y Movimiento Libertario, quieren ir por partes.

Por todas estas razones, respondamos con la huelga indefinida como un solo sector para derrotar el Combo de  Proyectos de Ley de Empleo Público.

La lucha contra este proyecto  no es solo de los(as) empleados(as) públicos(as), sino de todos(as) los(as) trabajadores(as) del Estado, incluyendo al Magisterio.

UNA SOLA CLASE TRABAJADORA: UNA UNIDAD Y SOLIDARIDAD ENTRE TODAS Y TODOS

NO AL COMBO DE PROYECTOS DE LEY DE EMPLEO PÚBLICO.

 NO AL 1% DEL IVM, NI IVA, NI AL PAQUETE DE IMPUESTOS

 SI TOCAN A UNO(A), NOS TOCAN A TODOS(AS)

18 de enero de 2017.

CAMPO PAGADO LLAMADO A HUELGA