Ayer, lunes 1 de mayo, Día de la Clase Trabajadora, tras un colorido desfile que aglutinó a centenares de trabajadores(as) por las calles de San José en un deslumbrante acto de unidad sindical, música y cultura popular; los(as) diputados(as) de los partidos PLN, PUSC y “cristianos” se encargaron de infringirle una nueva puñalada a la cada vez más debilitada democracia costarricense.

Por medio de tácticas espurias, Álvarez Desanti, candidato del PLN, buscaba la forma de colocar una de sus fichas en la presidencia del Directorio de la Asamblea Legislativa, al legislador por el partido “cristiano” Gonzalo Ramírez, representante de la derecha más retrógrada en materia de Derechos Humanos.

 Con este movimiento político, Álvarez busca contar con aliados en la Asamblea Legislativa para beneficiarse de cara a las elecciones nacionales del 2018. Eventualmente, la figura de Gonzalo Ramírez le ayudaría al PLN a darle un nuevo impulso al proyecto de empleo público de la diputada Sandra Piszk.

 “Nunca hemos bajado la guardia. Estamos alertas ante cualquier amenaza que venga en contra de nuestros derechos” manifestó Gilberto Cascante, Presidente de ANDE al consultarle su posición ante el actual escenario político.

 

ANDE FIRME EN LA DEFENSA DEL MAGISTERIO NACIONAL Y EL PUEBLO COSTARRICENSE